París, 14 de noviembre

DSCN3751

“Veo humanos, pero no veo humanidad”

Gris ceniza cubriendo el cielo parisino, la ciudad del amor llora sobre el alto hombro de la Torre Eiffel, con las manos negras, la carne deshumananizada,  a pedazos se cae, se aflige el Louvre: sobre cada cuadro una película de polvo, gris.

Sangre seca, gangrena en cada banco, cada parque huele a flores pútridas, los Campos Eliseos se cubren de flores, por los muertos, miles de violetas teñidas de negro.

Surcamos las lágrimas que han hecho al río Sena desbordar su caudal, no hay agua para tanta gente ahogada en angustia. Dejemos de rezar por París, no existe un Dios que pare tal tortura.

No volvamos a preguntarnos de cuál de nuestras pesadillas han escapado tales monstruos. Solo podemos sentir más miedo.

Más angustia,

más dolor,

más necróforos llamando a la muerte.

Ven.

Ven.

Para sobre ella imponerse.

Solo podemos sentir más miedo.

De impotencia vamos sobrados.

Quién nos brindará el coraje,

para enfrentarnos a aquel ejercito que no teme a la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s