Tenemos que hablar.

 

Hablaremos del invierno que curtió nuestras pieles como una sola.

De la reacción que hizo que un torrente de septiembres arrasara estos,

mis ojos verdes,

al verte.

Hablaremos de cómo fue poseer la sabiduría de tu cuerpo en mis manos. Repasarte como apuntes en borrador.

Perfeccionarte.

Leerte como libro.

Subrayar tus mejores partes que solo puedo decirte fueron todas.

 

Hablaremos del viento que azotó tu cabello en mi piel.

De esa manera tuya de marcarme entero.

De absorber los miedos que temblaban en mis dedos. De tu olor.

Que manchó de insomnio todas nuestras sábanas.

 

Hablaremos de eso que llamaremos nuestra historia y que sin embargo nunca tendrá el final que merecía.

Tanta letra para tanto desastre.

 

Hablaremos, y después te diré que gracias,

y que nada más.

Que lo siento,

pero ya no eres suficiente.

 

Tenemos que hablar.

Esta vez.

Luego,

dejaremos de hacerlo.

Anuncios

2 pensamientos en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s