Desengañarse mirando al sol

image

Desengañarse es empezar a mirar con ojos nublados a quién creías sol.
Que estupidez, si el que brilla de verdad esta en el exterior.
Y lo hace para todos,
a falta de ti.
Hablo de personas que hacen oscuro cubículo al mundo.
Hablo de ti, que me has derramado negra tinta.
Que me has inyectado noches sin luna en vena.
Que me has asemejado a la nada.
Al cuerpo triste.
Para alardear a mi lado, con tu brillo de astro apagado que poco tiene que lucir.

He aprendido a limpiarme, lamer la oscuridad de mi piel.
Curarme de todas mis heridas, llenarlas de autoestima.
Como la ropa he desteñido, y he destrozado otras prendas.
Perdón por salpicar y vivir con descuido tras liberarme de ese alquitrán en mis alas que eras.
Y en mi boca
y en mi pelo.
Salto sobre todos los charcos que me recuerdan el aluvión que me mantuvo en casa durante tanto tiempo.
Hasta dejarlos secos.
Hasta hacer firme suelo.
Donde reconstruirme.

Voy a quitarme la lluvia de los hombros y de los dedos, huele demasiado a ti.
Voy a ponerme al sol, voy a imitarlo para ser estrella y desbancarte.
Porque desengañarse es empezar a mirar con los ojos abiertos el fulgor propio.
Desprestigiar al amor que no era amor.

Anuncios

Un pensamiento en “Desengañarse mirando al sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s