Relaciones internacionales

Te quiero porque me demuestras que no existen otros corazones hambrientos,

que París solo queda cerca para nosotros, porque está en ti.

Que el Danubio jamás será tan azul como lo fue bajo nuestra mirada

que New York brilla solo para mí.

 

Te quiero porque lo gritas y lo retransmites a los cuatro vientos,

en el mar de mi oído,

en el silencio de cada roce,

internacionalmente, de aquí hasta donde acabe el universo (si es que acaba).

De tus labios hasta las generaciones que queden por vivir

con la mugre del paso de nuestros días.

 

Te quiero porque bailas tu cuerpo sobre el mío y no hacen falta melodías.

Porque me condenas a mil años de besos fuera de cordura.

Porque me transmites tu locura.

 

Te quiero a capela pero que se entere el mundo entero,

porque me juras que Venecia llora si no rondamos sus calles inundadas,

porque me miras y me prometes que nunca seré ruinas como Grecia.

porque me escribes en la piel miles de senderos,

y me susurras que todos llevan a ninguna parte,

pero que a ti todos te conducen a mí.

 

Que soy tu Roma de caminos perdidos,

y que tu instinto es capaz de guiarte hasta lo que más deseas.

Y me dices que no me preocupe, que así me encontrarás.

Siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s