Homo neanderthalensis

Siento que si pertenezco a algún lado, debe ser muy cerca del lugar al que dices pertenecer.

Eructos, estornudos (los poemas ya se fueron)

Siento que no pertenezco

a los coches

ni a las fábricas

ni a los partidos de fútbol

ni a la política

ni a las fiestas

ni a la noche

ni a los teléfonos

ni a los helicópteros

ni a las jeringuillas

ni a los porros

ni a la cocaína

ni a las armas

ni a la guerra

ni al oro

ni a los años

ni a los meses

ni a las putas

y muchísimo menos a las mujeres.

Siento que no pertenezco

amigo

ni a este siglo

ni al pasado

ni a este milenio

ni a ninguno

en el que millones de esclavos

hayan tosido sangre

y que les hayan negado

el pañuelo

para limpiarse.

Pero siento

que pertenezco

a las profundidades de la cueva

y a las pinturas viejas

que ahora parecen

pinturas nuevas.

El grito salvaje

en el medio

de la inescrutable

soledad.

Siento

que pertenezco

al hombre…

Ver la entrada original 53 palabras más

Anuncios

Un pensamiento en “Homo neanderthalensis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s