Agonía 


Aún recuerdo la agonía de verte.

El solo pensar de tu mano en mi espalda.

El abrazo, que nunca llega y nunca acaba.

El hormigueo en mis piernas, el seísmo de tu voz, el vibrato de esta vida.

Euforia.

Me deshacía en tus brazos como gato en el regazo de su dueño.

Aún recuerdo la agonía de verte, saber que era limitado el ahora, en el que podía correr hasta ti. 

Las horas se retuercen desde que no estás aquí.

No me queda otra que mantener el corazón en el puño.

Golpearme hasta que deje de sangrar y retorcerse.

Las agujas aullan tu nombre.

Creo que soy loba a todas horas.

No hace falta luna llena para que lamente tu ausencia.

Aún recuerdo la agonía de alcanzarte, 

la ansia de mis manos por tocarte

la inexperiencia de mis manos aprendiendote,

su torpeza.

Equivocándome en tu piel encontré las respuestas.

Recaer nunca fue una opción, sino la única.

Y yo te elegí continuamente.
Tengo magulladas las rodillas tanto

como el corazón.

Me tiembla la boca al nombrarte,

saber que no puedo tenerte.

Que apenas un lamento va a desvelar mi llanto.

Y tú vas a saber que necesito verte.
Aún siento la agonía al mirarnos,

puedo decir 

que en el recuerdo

tus ojos agua

queman 

más que antes.

Y ahogan como nunca.

Anuncios

3 pensamientos en “Agonía 

  1. ¡Hola! Me ha encantado y he decidido publicarlo en mi blog, sino estás de acuerdo no dudes en decírmelo y no lo publicaré. En el caso de que estés de acuerdo saldrá el próximo sábado. ¡Muchos besos y a seguir adornando el mundo con estos versos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s