Por el miedo a equivocarnos.

Por qué nos gusta recostarnos en el error,
vivir con la convicción de que algo mejor no es para nosotros.

Por qué me gusta elegirte

en vez de elegirme

Por qué

Por qué nunca sé de respuestas si no me preguntan tu nombre.

Por qué no me sale tu nombre si preguntan por quién

si siempre eres tú mis finales

Si siempre, aunque no quiera, acabo colgando de tus interrogaciones

si apenas recuerdo ponerle los puntos a las frases cuando hablo de ti

no recuerdo callarme.

Por qué nos sentimos culpables

Y por qué me gusta tanto serlo 

cuando hablamos de querernos.
Cualquier beso me sabe a victoria si eres tú quien me cierra los ojos

Y me pone las piedras en el camino

a tu cama.

Para que vuelva a caer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s