In memorium

Cómo siguen nuestras historias,

dime.

Desnudas de besos, de pasos certeros, de impulsos sin miedo.

Acabaremos bebiendo del recuerdo 

ahogándonos con la pena

que queríamos conservar en alcohol.

Destilaremos sentimientos

y engulliremos la ausencia.

El vacío que no sacia.
Miraremos de reojo al pasado mientras nos desnuda

y nos expone

ridículamente en su vitrina.

Como un trofeo más ganado.

Nos miraremos desde lejos 

mientras

estaremos jugando un solitario 

invitando a una copa a la sombra

de lo que un día fuimos

y de eso solo quedaran los restos

y no tendremos nada que llevarnos a la cama.

Nos rugiremos con las tripas

muertos de hambre 

tras darno de comer las migajas.
Nos conformaremos con amores flacos.

Hasta que se queden en los huesos.

La inanición nos marcará los labios

y los besos vacíos no tendrán fuerza para hablarnos de nuestra historia.

Llegará un punto en que sólo seremos cadáveres de lo que fue.

Víctimas del resistir.

Y ya no quedarán ni los restos.

Nos habremos consumido.

Y no sabremos cómo sigue nuestra historia

después de barrer el camino.

Una vez hayamos olvidado las huellas y los crímenes de otros días.

No podremos querernos 

tampoco a nosotros mismos.

Y aún así seguiremos sin saber cómo sigue nuestra historia

ni la propia.
Tampoco querremos acabarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s