Atlas de anatomía con orientaciones clínicas.

​saberte como un libro abierto

una ciencia cierta

un método de laboratorio

un fenómeno de la naturaleza

y que sin embargo seas

mi perpetua asignatura pendiente

Sudadera en mano

te amenazo con el frío de mis manos

por tu espalda.

Te desvisto alegando

la necesidad de un reconocimiento:

este alma necesita tratamiento

y tú piel es

sin duda

efectivo.

El resto son sólo placebos.

Nos enredamos las piernas

para confundir

nuestros blancos de invierno

y los sentimientos.

Nos acercamos

y somos el polo opuesto del invierno

que nos empuja hacia un verano

espejismo entre los surcos de mis dedos

por tu pelo

y no hacen falta hogueras.

Te caigo por el rostro

como una corriente de agua fría 

remoloneo por tus brazos

y erizo tu vello.

Entre tus costillas escribo este poema.

Inspirado en el otoño en que empezamos,

firma por mí un escalofrío

cuando te arropo el ombligo 

con una hilera de besos.

Y el ser mucho más que huesos y tejidos

empieza a cobrar sentido cuando te toca a ti

ser cascada que brota de mí

y hacerme sentir agua en calma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s