fisiólogía aplicada


Tu olor revoluciona mis neuronas
y de pronto todas se besan.
Esa sobrecarga eléctrica como cohetes de fin de año.
El dolor haciéndose visible.
Explotando tan bonito que se vuelve prescindible el daño.

Juro que mis dendritas bailan con el sonido de tu voz
por eso siento calma cuando estás cerca.
Y cuando te vas, nada.
El periodo refractario se ciñe como un armazón sobre mis sistemas
y no me encuentro operativa.
Es como dar de repente con la idea de tu huída,
es el colapso,
un concepto inefable y abstracto que no cabe en lo concreto, en este cuerpo…
Mis músculos no responden a tu ausencia.
No dejan de llegar estímulos del pasado
y no puedo relajarme aun sabiendo que ya te has ido.

Moriré, como un enfermo de tétanos
aún sonriendo a tu espectro.

Anuncios

3 pensamientos en “fisiólogía aplicada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s