Hasta que pase

Y cuando tenga a la espalda muchos años
¿Será la limpieza del lavavajillas la nueva rutina de self-care?
¿Serán las mañanas de duro trabajo doméstico lo que de satisfacción a mis sábados?
¿Acabaré mi hambre sentándome a la mesa o habré de seguir alimentando otros intereses?
¿Tendrá el descanso espacio propio o lo inundará todo?
¿será el saber parcela de domingos?
¿acaso querré seguir sembrando ese campo?
¿Serán los veranos abúlicos?
¿habrá estío de arte en la temporada más seca?  o aún
me gustará levantarme con el sol
sentarme a la mesa del patio y
-¿No perderá sabor el desayuno?-
se llenará el placer de anedonia
ya no seré capaz anotar lo que me hace feliz al final del día sólo me arropará un cansancio enorme en cualquier esquina de la casa.

Luego me pregunto:
¿Seguiré sentada en mi mesa al final de la mañana?
Habré calentado el café por tercera vez, podré escribir aún sobre la relativa calidez de esta casa aunque ya no viva en ella
y seguir pensando que otro verano aprenderé a dibujar
definitivamente, que aún tengo tiempo
-¿Tendré aún tiempo?-
Sabré valorarlo
o sólo
llevaré la casa
y la vida
hasta que pase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s