Estudio

Miro a la pantalla como si aún no supiera que me falta tu nombre, el cronómetro
de las horas que estudiando juntos computan para el descanso
siempre merecido aunque a veces no lo creamos,
ahí está el otro para decirte: eres suficiente.

Hemos creado una costumbre, ahora he de descriarla
mantenerla a raya, en inanición
para que sea débil y no pueda conmigo
pero valiente y permanezca.

Miro la pantalla como si fuera el café que bendice el estudio,
no he de llamarte
no he llamarte, ni si quiera en mi mente:
pero te presentas como un pensamiento intrusivo.
Te abrazo porque el rechazo
es un círculo vicioso.

Continúo.

Ahora que la cosa es seria,
nosotros seriamente,
vamos a esperarnos como niños
a la hora del recreo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s