Que te mejores

He aprendido a no abrirme el pecho
y ofrecerte mis vísceras.
No cedo, como donante vivo, en plena consciencia [ahora sí]
todos mis órganos para salvarte:
no está bien, lo sé, no está bien dejarme la vida por otro
pero te ofrezco, al menos, lo que no me es estrictamente necesario
para que si me rechazas
aunque anestesiada,
dolida pueda levantarme decir: ojalá te mejores,

ojalá te mejores mientras yo
puedo seguir con mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s