La ayuda es una bengala

La ayuda es una bengala, a veces quema.
Cómo preveer un fallo de dirección
que acabe menguando el disfrute de ofrecer la mano.
Cómo no culparse con mi despreocupación
ante el bienintencionado gesto
de ofrecerte la luz.

Si hubiera atisbado el daño yo nunca,
debes creerme, nunca
te lo hubiera ofrecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s