Sobras

Sola en la cocina repaso las sobras del almuerzo;
he comido largo y tendido para preservar el habla entre bocado y bocado
me he llenado de más para ensanchar el momento del contacto, por la remanencia del mínimo roce posible
pero sórdidos, sin espera se desvanecen los cuerpos.

Tras acabarme el café, miro alrededor:
todo pulcro y silencioso, menos este poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s