Un por qué: versos innatos.

El cómo es difícil de contar. El por qué, está claro: necesidad. Siempre ha sido así, sentir que había mucho que extraer de mí porque con ello dentro no sabía manejarme.

Escribir es mi quitamiedos desde que empecé a vivir en(de) la tormenta.

Nací con un verso en los labios, quizás aún no he podido descifrarlo, pero estoy en camino y toda esta poesía, si así se le puede llamar, es simplemente, una forma de coger el valor para ir a buscarme. A mí, que siempre fui una causa perdida.

Respirar es mi otra forma de mirar al mundo y aspirar un poco de él. Escribir es mi manera de suspirar. Suspiro en verso, en voz baja, con mis dedos al teclado. Y suelto. Todo. Me suelto.

Vomito versos desde que el amor me produjo indigestión. Aún no me he recuperado. Necesito más analgésicos, o más de él. Soy adicta a esta morfina de querer. Permítanme seguir clavándome agujas. De estos pinchazos manarán mis letras.

No hay un para qué más que para mí y para quien me lea. Tal y como digo en ‘Cadáveres del amor’.

https://queridoveintidos.wordpress.com/2015/11/09/cadaveres-del-amor/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s